imc pr.indymedia.org Castellano | English Centro de Medios Independientes de Puerto Rico
Quiénes somos Contacto Boletín Calendario Publicar
white themeblack themered themetheme help

Categorías

Temáticas
Comunidades
Ecología
Política
Guerra
Educación
Economía
Medios
Culturas
Diáspora
Vieques
Caribe

Zonas
Puerto Rico
Internacional

Cobertura Especial
Venezuela Bolivariana

Coopera





Red CMI:

sitio global
www.indymedia.org

proyectos
biotech
impresos
oceanía
radio
radio en vivo
tv satelital
video

áfrica
ambazonia
canarias
estrecho / madiaq
kenya
sudáfrica

américa latina
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
chile sur
valparaiso
santiago
colombia
ecuador
méxico
perú
puerto rico
qollasuyu
rosario
sonora
tijuana
uruguay
venezuela

asia
india
jakarta
japón
manila
qc

canadá
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancuver
victoria
windsor
winnipeg

estados unidos
arizona
arkansas
atlanta
austin
baltimore
boston
bufalo
carolina del norte
charlottesville
chicago
cleveland
colorado
danbury, ct
filadelfia
hawaii
houston
idaho
ithaca
kansas
los ángeles
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
nueva jersey
nuevo hampshire
nuevo méxico
nueva orleans
north texas
ny capital
nyc
oklahoma
pittsburgh
portland
richmond
rochester
rocky mountain
rogue valley
san diego
san francisco
san francisco bay area
santa barbara
santa cruz
seattle
springfield
st louis
tallahassee-red hills
tennessee
urbana-champaign
utah
vermont
washington dc
western mass

europa
alacant
alemania
andorra
anveres
atenas
austria
barcelona
bielorrusia
bélgica
belgrado
bristol
bulgaria
croacia
chipre
escocia
estanbul
estrecho
euskal herria
galicia
grenoble
holanda
hungría
inglaterra
irlanda
italia
la plana
liege
lille
madrid
malta
marseille
napoli
nantes
niza
noruega
oost-vlaanderen
paris
polonia
portugal
praga
reino unido
rumania
rusia
st. peterbsburgo
suecia
suiza
tesalónica
torun
ucrania
west vlaanderen

medio oriente
beirut
israel
palestina

oceanía
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
manila
melbourne
perth
quezon city
sydney

proceso
discusiones
fbi/legal al día
faq
listas de correo
documentación
técnico
voluntarios

Versión imprimible - Enviar por correo-e este artículo

Flint (Michigan, USA) El verdadero veneno es el capitalismo. El antídoto, su destrucción
por Partido Comunista Internacional Saturday, Mar. 26, 2016 at 1:38 PM
elprogramacomunista@pcint.org

Los 125 000 habitantes de la ciudad de Flint - cuna del gigante del automóvil, General Motors - han sido golpeados por una enorme catástrofe sanitaria, ligada a la contaminación del agua potable. En esta ciudad obrera, mayoritariamente negra y fuertemente golpeada por el desempleo (40%), desde hace más de dos años, miles de proletarios han sido intoxicados por el plomo presente en el agua.

Flint (Michigan, USA)
El verdadero veneno es el capitalismo.
El antídoto, su destrucción.


Durante meses, numerosos habitantes se quejaban de vómitos, erupciones en la piel o pérdida del cabello. 87 casos de legionela - con diez casos mortales - han sido registrados. Más del 15% de los niños presentan una tasa elevada de plomo en sus venas. Las consecuencias de esta catástrofe – todavía insuficientemente identificadas - son bastante numerosas e irreversibles: desarrollo cerebral y óseo retardados, baja del cociente intelectual, falta de concentración, dolores de cabeza y estómago, deficiencia renal, constipación, debilidad muscular, efectos tóxicos en el aparato reproductor, hipertensión...

¿Quién es el responsable de este envenenamiento masivo? ¿Al Quaeda? ¿ISIS? ¡No! ¡Es simplemente el reino bárbaro del capital en la primera potencia mundial!


Los proletarios han sido víctimas de la voluntad del municipio de bajar los costos de suministro en agua. Las autoridades municipales no hallan otra solución que dejar de comprar el agua a la ciudad de Detroit y bombearla directamente desde el rio local.

Enseguida, los habitantes se inquietan por el color y el sabor del agua que sale del grifo. General Motors (GM) rápidamente deja de utilizar esta agua para su factoría local en vista de la corrosión que provoca en las autopartes. Además, el agua atacaba las canalizaciones que irán a desparramar el plomo en el agua "potable".

Como buenos burgueses, los dirigentes de la ciudad tienen una idea maravillosa: ¡hervir el agua antes de consumirla! Han tenido menos consideraciones con los proletarios que GM por sus piezas de automóvil.

Luego de tres años de refutaciones, las autoridades locales y nacionales reconocen que el agua era dañina para la salud de los habitantes. El presidente Obama otorga una ayuda federal de 5 millones de dólares, es decir, menos que el costo de aprovisionamiento de agua en botella a la población durante 20 días.

No bastaba, pues, que los proletarios de Flint fueran envenenados, sino que ahora deben arreglárselas para obtener el agua aportada por el Estado o la Cruz Roja (para los que tienen suerte) o consagrar una parte de sus magros ingresos para comprarla al por menor.

El verdadero culpable en este caso, al que obedecen en cuerpo y alma aquellos que decidieron distribuir el agua contaminada, el verdadero genio del mal, presto a envenenar, contaminar, masacrar con tal de que el beneficio sea suficiente, es el capitalismo.

Este modo de producción hace correr de manera creciente los más graves peligros a la especie humana, tal como ya lo enunciaba Karl Marx:

«¡Después de mí el diluvio!, es la divisa de todo capitalista y de toda nación de capitalistas. El capital, por consiguiente, no tiene en cuenta la salud y la duración de la vida del obrero, salvo cuando la sociedad lo obliga a tomarlas en consideración. Al reclamo contra la atrofia física y espiritual, contra la muerte prematura y el tormento del trabajo excesivo, responde el capital: ¿Habría de atormentarnos ese tormento, cuando acrecienta nuestro placer (la ganancia)?. Pero en líneas generales esto tampoco depende de la buena o mala voluntad del capitalista individual. La libre competencia impone las leyes inmanentes de la producción capitalista, frente al capitalista individual, como ley exterior coercitiva (1)» Por tanto es absurdo y finalmente criminal reivindicar un capitalismo "limpio" y no contaminante, tanto como reivindicación sin explotación, sin miseria, sin opresión, sin guerras... Hasta que desaparezca, el capitalismo explotará y oprimirá a los hombres, devastará la naturaleza, así como degradará la salud y el bienestar de los seres humanos.

Por este crimen como por todos aquellos calificados como catástrofes naturales, el capitalismo es culpable.

Es a éste a quien hay que acusar, sobre todo combatirlo sin vacilar. Con cada vez más urgencia se impone la necesidad de su destrucción. Es con este modo de producción que hay que acabar. Y para destruirlo, es necesario que el proletariado rompa toda solidaridad con el capital y sus órganos y retorne a la lucha de clase.

Esto vale para la lucha económica, pero también para la lucha contra la polución. Ella forma parte integrante de la causa comunista por la emancipación del género humano. Los revolucionarios deben intervenir sobre este terreno para que la lucha se alce, más allá de una movilización contra los efectos de la polución, al nivel de un combate contra sus causas verdaderas que residen en el capitalismo.



(1) El Capital, Tomo I, III° sección: la producción del plusvalor absoluto, Capitulo VIII: La jornada laboral.



Partido Comunista Internacional

14 de Marzo de 2016

agrega tus comentarios


© 2003-2010 Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. CopyLeft: Todo el contenido aquí publicado es de libre impresión y redistribución a través de internet o por otros medios y foros, siempre que no se haga un uso comercial y que el autor/a no especifique lo contrario. Favor de citar la fuente. Las opiniones vertidas por los visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar los principios de unidad del Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. Usamos software libre sf-active v0.9.2 Descargo | Política de privacidad