imc pr.indymedia.org Castellano | English Centro de Medios Independientes de Puerto Rico
Quiénes somos Contacto Boletín Calendario Publicar
white themeblack themered themetheme help

Categorías

Temáticas
Comunidades
Ecología
Política
Guerra
Educación
Economía
Medios
Culturas
Diáspora
Vieques
Caribe

Zonas
Puerto Rico
Internacional

Cobertura Especial
Venezuela Bolivariana

Coopera





Red CMI:

sitio global
www.indymedia.org

proyectos
biotech
impresos
oceanía
radio
radio en vivo
tv satelital
video

áfrica
ambazonia
canarias
estrecho / madiaq
kenya
sudáfrica

américa latina
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
chile sur
valparaiso
santiago
colombia
ecuador
méxico
perú
puerto rico
qollasuyu
rosario
sonora
tijuana
uruguay
venezuela

asia
india
jakarta
japón
manila
qc

canadá
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancuver
victoria
windsor
winnipeg

estados unidos
arizona
arkansas
atlanta
austin
baltimore
boston
bufalo
carolina del norte
charlottesville
chicago
cleveland
colorado
danbury, ct
filadelfia
hawaii
houston
idaho
ithaca
kansas
los ángeles
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
nueva jersey
nuevo hampshire
nuevo méxico
nueva orleans
north texas
ny capital
nyc
oklahoma
pittsburgh
portland
richmond
rochester
rocky mountain
rogue valley
san diego
san francisco
san francisco bay area
santa barbara
santa cruz
seattle
springfield
st louis
tallahassee-red hills
tennessee
urbana-champaign
utah
vermont
washington dc
western mass

europa
alacant
alemania
andorra
anveres
atenas
austria
barcelona
bielorrusia
bélgica
belgrado
bristol
bulgaria
croacia
chipre
escocia
estanbul
estrecho
euskal herria
galicia
grenoble
holanda
hungría
inglaterra
irlanda
italia
la plana
liege
lille
madrid
malta
marseille
napoli
nantes
niza
noruega
oost-vlaanderen
paris
polonia
portugal
praga
reino unido
rumania
rusia
st. peterbsburgo
suecia
suiza
tesalónica
torun
ucrania
west vlaanderen

medio oriente
beirut
israel
palestina

oceanía
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
manila
melbourne
perth
quezon city
sydney

proceso
discusiones
fbi/legal al día
faq
listas de correo
documentación
técnico
voluntarios

Versión imprimible - Enviar por correo-e este artículo

Convergencia para una campaña unitaria de experimentación
por Giovanni Roberto Monday, Jul. 27, 2015 at 6:13 PM
caez_22@hotmail.com

La Acción de Pueblo del viernes pasado fue un espacio refrescante y esperanzador en medio de tanta sequía de activismo. Fue por eso un evento anímico y sicológico que podría romper ese cerco de inacción en la que de un modo u otro hemos estado estos últimos meses, algo así como una buena medicina para la terapia de choque que nos están aplicando como sociedad.

Convergencia para un...
accion_de_pueblo_-_indymediapr.jpg, image/jpeg, 1037x691

La Acción de Pueblo del viernes pasado fue un espacio refrescante y esperanzador en medio de tanta sequía de activismo. Fue por eso un evento anímico y sicológico que podría romper ese cerco de inacción en la que de un modo u otro hemos estado estos últimos meses, algo así como una buena medicina para la terapia de choque que nos están aplicando como sociedad.

Allí volví a conectar con la familia de la izquierda, del activismo contestatario en Puerto Rico; fue como un Foro Social pequeño, una replica que podría o no tener importancia. Apuesto, sin embargo, a que si quisiéramos (y claro, trabajamos para ello) la “acción de pueblo” podría significar un revulsivo que termine potenciando un particular tipo de trabajo de base esencial en estos tiempos. Después de todo, creo que es parte de una reflexión que viene dándose en el activismo de los últimos años, y que tuvo en el Pleno de Juventudes de junio pasado el intento anterior más significativo y creativo.

Iré al punto: creo que las cosas están para que apostemos por un proceso de convergencia que diseñe e implemente una campaña unitaria de experimentación política. Esta campaña (o campañas) debe estar pensada en un largo plazo y requerir los mínimos puntos de unidad posible. Estos puntos mínimos pueden sacarse de lo que ya ha estado pasando y diría que son 3:

1) la impugnación general de la austeridad por significar la manera concreta en que nuestra gente vive y vivirá la próxima década,
2) la impugnación de la deuda como la mejor manera de visibilizar el funcionamiento de nuestro sistema social (ELA, etc.) para encontrar junto a la gente una alternativa viable,
3) la disposición a un trabajo de base cara a cara con la gente para construir esa “impugnación general” del sistema que en mi opinión tiene potencial real de convertirse en los cimientos de una nueva política en Puerto Rico.

La convergencia que algunos compas estamos planteando está relacionada a la clásica noción de “unidad en la acción” en la que distintas “tendencias políticas” trabajan para un mismo fin bajo pensamientos que comparten. En la “unidad en la acción” que hemos practicado estos años las posiciones no han tenido que acordarse previamente sino más bien traducirse en que operamos bajo unos entendidos generales. Mucho de esto tiene que ver con el carácter defensivo de nuestras acciones. A veces esa unidad ha tomado forma de frente o de comités de trabajo, aunque otras ha tomado la forma de que cada cual hace lo que puede con sus recursos y coopera según cree. El balance sobre esas experiencias es muy diverso, funciona y no funciona, pero creo que el tipo de “unidad en la acción” que buscamos, esta convergencia, debe ser algo distinta a la que estamos acostumbrado.


La Campaña por el Derecho a la Fianza en 2012

Diría que es algo que hemos hecho ya, y daré el mejor ejemplo que puedo: la campaña del NO en el Referéndum sobre la fianza en 2012. Durante aquellos meses se combinaron una efectiva unidad en la acción con elementos de esta convergencia que creo necesitamos plantearnos ahora. Me refiero, con esto último, sobre todo a la iniciativa Mete Mano por el No que surgió en el periodo final de aquella defensa.

Los momentos son distintos, es claro. El referéndum se dio en el periodo electoral, frente a una posición muy simple, que era la defensa de un derecho. Para los partidos dominantes (PPD-PNP) fue una forma de aceitar sus maquinarias electorales; los campos eran muy claros. Aquella movilización, además, fue la última de un periodo de acciones que comenzaron en 2009 con la ley 7, que tuvo el momento más alto en las huelgas estudiantiles de 2010 y 2011, e incluyó la batalla contra el gasoducto. El sentimiento general era muy distinto al de ahora.

Para alguna gente del Colegio de Abogados, Mete Mano por el No fue un comité de trabajo de Comité del Pueblo en Defensa de la Fianza. Para muchos activista de la izquierda, una iniciativa de la OSI, y lo interesante es que no fue ninguna de las dos, o quizás las dos un poquito.

La realidad es que más o menos “Mete Mano” fue un invento de Xiomara Caro y yo. Durante aquel tiempo, Xiomara participaba de los esfuerzos del Colegio de Abogados por defender la fianza y yo militaba en la Organización Socialista Internacional. En la OSI habíamos hablado de juntar gente para multiplicar de algún modo lo que todo el mundo estaba haciendo por su lado pero la realidad no teníamos recursos para hacerlo. A Xiomara y a mí, sin embargo, nos pareció que se podía hacer más, y ella siguió impulsando en el Colegio que hacía falta un poco más de calle y yo seguí planteándole a gente que había que hacer un esfuerzo unitario adicional.

El comité había pensado en pegar carteles y había conseguido dinero de algunos sindicatos para hacerlo, pero Xiomara que sabe mucho insistía que “no sería suficiente.” Por mi lado, la debilidad de la OSI no permitió que arrancásemos ninguna convocatoria amplia pues había dudas sobre con quiénes podría formarse este espacio de convergencia. A uno que otro de los activistas que llamé les pareció lo mismo, no veían con quiénes; cada cual estaba haciendo lo suyo, que no fue malo, pero había mucha gente que no estaban haciendo y que además querían hacer un trabajo particular de base. Reconocíamos que el contacto cara a cara con la gente haría la diferencia. Y así se convocó una primera reunión a la que asistieron más de 50 personas y se estructuró un trabajo de 18 días en la que caminamos barriadas y barrios, se impactaron algunos centros comerciales y se usaron tumbacocos caseros para llevar el mensaje.

La campaña fue diseñada para que entráramos en contacto con la gente, único vehículo según entendíamos, que podía cambiar la opinión de las personas y motivar a votar. Reconocíamos como ahora, que hay mucha apatía a la participación política de todo tipo, incluida la electoral. Recuerdo la Barriada Morales en particular porque allí alguna gente al principio como que estaban por el Sí y luego de conversar cambiaban, una vez entendían la conexión entre su situación de vida, los gobiernos y ese derecho que es de todos terminaban hablando contra el gobierno por otras cosas. Confirmamos que la gente podía cambiar de opinión, teníamos que vernos las caras, hablar, reflexionar en común.


Trabajo de base para fortalecer los sujetos de cambio

“Mete Mano” no fue la única iniciativa de este tipo, particularmente el Movimiento Socialista de Trabajadores y el Partido del Pueblo Trabajador hicieron trabajo cara a cara con la gente. Los compas hicieron teatros invisibles y tuvieron presencia callejera de distintos niveles. La diferencia está quizás en que esos trabajos lanzados bajo las siglas de las organizaciones se veían como un trabajo de base de la organización (unos para crecer en militantes, otros para crecer en votantes) mientras que en “Mete Mano” no. No me mal entiendan, a mi me parecía una pena, acostumbrado a trabajar para una organización la verdad es que uno quiere que esa organización se fortalezca con el tiempo y a la OSI débil de entonces no le hubiese venido mal una persona nueva, un buen “reclutamiento”, “ganar más influencia.” Pero la verdad es que no, que la OSI no se fortaleció en el sentido tradicional ni acostumbrado. Organizamos un espacio de confluencia porque estábamos débiles y el movimiento lo necesitaba, como ahora, y solo a largo plazo estamos pudiendo interpretar por completo aquella experiencia.

Lo que vivimos, sin embargo, fue de tal impacto (colectivo e individual) que nos generó desde entonces ganas de repetirlo. Con el tiempo volvimos a reactivar la tumbacoco casera, convertida en Radio Móvil, que ha operado en Cayey por un tiempo.

Por eso estoy convencido de que unirnos para actuar ahora se parecerá más a “Mete mano por el NO” que a la campaña por el NO en su totalidad. El momento requiere de un trabajo de base no en función de fortalecer nuestras organizaciones individuales (que pasará) sino la de los sujetos sociales de cambio. No ha bastado nunca declarar quienes serán las clases que cambiarán el mundo. ¿Nos estamos preguntando a profundidad qué sectores impulsarán (o están impulsando) el cambio en Puerto Rico? ¿Sabemos qué edad tienen o tendrán o dónde viven? ¿O cómo el asunto de género atraviesa toda esta discusión? ¿Estamos repensando la organización de clase, por género o raza? ¿Podemos ayudar a que surjan espacios de participación novedosos en los que no solo quepamos los y las de izquierda? ¿Cuáles son esos espacios de experimentación política y cómo los enfrentamos? ¿Qué está pasando en otros países?

Al menos sé que hay gente que se está planteando estas interrogantes porque la pregunta de qué hacer es la de siempre, me parece, aunque esté replanteada en un enorme cambio de paradigma. Aquí no solo colapsa el capitalismo sino su versión ridícula de Estado Libre Asociado, y con ellos se ve amenazada toda una ideología que pesa como las piedras hasta para la misma izquierda antisistema.

Una forma en la que podría verse hoy esta campaña es que se vuelva a escoger una fecha clave bajo el mismo lema de “La Gente antes que la deuda.” La instancia idónea podría ser un nuevo intento de pago por parte del gobierno, que me parece, renegocia pagos en la AEE para septiembre.

La mayoría de las actividades de aquí a la fecha escogida deberían ir orientadas a impactar a nuestra propia gente “de abajo,” a describirle porque es importante ir mostrando nuestro poder en la calle en la actividad futura, pero sobre todo, por qué debe empezar a organizar ese poder en su comunidad, centro de estudio o área de interés.

Los comités de acción ya iniciados—mujeres, vivienda, de artistas—serán la mejor prueba de que predicamos con el ejemplo, de que hablamos del poder de la gente mientras ejercemos un poco de ese poder.

De esta conversación con la gente estoy convencido surgirán pistas que nos permitirán ir replanteando un nuevo activismo en Puerto Rico, como la mejor antesala de esa nueva política que necesitamos.

agrega tus comentarios


© 2003-2010 Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. CopyLeft: Todo el contenido aquí publicado es de libre impresión y redistribución a través de internet o por otros medios y foros, siempre que no se haga un uso comercial y que el autor/a no especifique lo contrario. Favor de citar la fuente. Las opiniones vertidas por los visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar los principios de unidad del Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. Usamos software libre sf-active v0.9.2 Descargo | Política de privacidad