imc pr.indymedia.org Castellano | English Centro de Medios Independientes de Puerto Rico
Quiénes somos Contacto Boletín Calendario Publicar
white themeblack themered themetheme help

Categorías

Temáticas
Comunidades
Ecología
Política
Guerra
Educación
Economía
Medios
Culturas
Diáspora
Vieques
Caribe

Zonas
Puerto Rico
Internacional

Cobertura Especial
Venezuela Bolivariana

Coopera





Red CMI:

sitio global
www.indymedia.org

proyectos
biotech
impresos
oceanía
radio
radio en vivo
tv satelital
video

áfrica
ambazonia
canarias
estrecho / madiaq
kenya
sudáfrica

américa latina
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
chile sur
valparaiso
santiago
colombia
ecuador
méxico
perú
puerto rico
qollasuyu
rosario
sonora
tijuana
uruguay
venezuela

asia
india
jakarta
japón
manila
qc

canadá
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancuver
victoria
windsor
winnipeg

estados unidos
arizona
arkansas
atlanta
austin
baltimore
boston
bufalo
carolina del norte
charlottesville
chicago
cleveland
colorado
danbury, ct
filadelfia
hawaii
houston
idaho
ithaca
kansas
los ángeles
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
nueva jersey
nuevo hampshire
nuevo méxico
nueva orleans
north texas
ny capital
nyc
oklahoma
pittsburgh
portland
richmond
rochester
rocky mountain
rogue valley
san diego
san francisco
san francisco bay area
santa barbara
santa cruz
seattle
springfield
st louis
tallahassee-red hills
tennessee
urbana-champaign
utah
vermont
washington dc
western mass

europa
alacant
alemania
andorra
anveres
atenas
austria
barcelona
bielorrusia
bélgica
belgrado
bristol
bulgaria
croacia
chipre
escocia
estanbul
estrecho
euskal herria
galicia
grenoble
holanda
hungría
inglaterra
irlanda
italia
la plana
liege
lille
madrid
malta
marseille
napoli
nantes
niza
noruega
oost-vlaanderen
paris
polonia
portugal
praga
reino unido
rumania
rusia
st. peterbsburgo
suecia
suiza
tesalónica
torun
ucrania
west vlaanderen

medio oriente
beirut
israel
palestina

oceanía
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
manila
melbourne
perth
quezon city
sydney

proceso
discusiones
fbi/legal al día
faq
listas de correo
documentación
técnico
voluntarios

Versión imprimible - Enviar por correo-e este artículo

Albizu Campos: su muerte, su velatorio, su entierro y la participación de la juventud
por Cacimar O. Cruz Crespo Thursday, Apr. 30, 2015 at 1:44 AM
cacimarcruz@gmail.com

Nota acerca de los 50 años de la partida física del líder independentista Pedro Albizu Campos.

Albizu Campos: su mu...
manifestaci_n_con_motivo_de_la_muerte_de_pedro_albizu_campos.jpg, image/jpeg, 4272x3370

En el mes de abril del presente año (2015) se conmemora medio siglo de la partida física del líder nacionalista Pedro Albizu Campos. Su deceso fue un hecho histórico de altas proporciones en el país. No hay la menor duda que Albizu es una figura sumamente importante dentro del movimiento independentista, aun en pleno siglo XXI, a pesar de los aciertos y desaciertos que representa su imagen dentro de las filas independentistas. Todavía hoy, a pesar de no estar físicamente entre nosotros(as), provoca las más diversas y acaloradas opiniones. Entre la juventud independentista su figura fue, y es, un referente obligatorio, además de admirado y respetado. En este escrito se tratará de recoger la percepción de la juventud independentista sobre ese evento histórico ocurrido en nuestro archipiélago.



Cabe recordar que Albizu Campos fue indultado en el mes de noviembre de 1964 luego de una intensa campaña nacional e internacional por la excarcelación de los preso(as) políticos nacionalistas. Luego del indulto Don Pedro recibió visitas de muchos(as) personas que lo admiraban, incluyendo jóvenes que acudían a su residencia para estar al tanto de su condición de salud, además expresar sus respetos. Luis Muñoz Marín y el gobierno norteamericano tuvieron que ceder a la presión, tanto de aquí como de afuera, para excarcelar a Don Pedro Albizu. La excarcelación ocurre en un mal momento de la vida de Don Pedro. Estaba gravemente enfermo y no podía comunicarse muy bien por medio de su voz a causa de un derrame cerebral sufrido años anteriores. Muchas personas consideraron que el indulto vino ante el temor de una muerte repentina en la cárcel. Tal pareciera que el imperialismo tenía temor que Albizu se muriera en sus manos ya que solo le quedaban pocos meses de vida. Este suceso ocurre el día 21 de abril del año 1965 cuando fallece Albizu Campos a la edad de 73 años a causa de problemas renales y una embolia cerebral, entre otras enfermedades, en su residencia de la urbanización Parque Central de Hato Rey. En dicho lugar fue donde pasó sus últimos días. Estas complicaciones de salud de Albizu no llegaron de manera fortuita sino que una larga condena, las malas condiciones carcelarias y las torturas que sufrió, le pasaron factura a su organismo. Por estas razones el liderato independentista y su esposa, Laura Meneses, calificaron su muerte como un asesinato. No hay que olvidar que el propio Albizu denunció públicamente que era víctima de torturas radiactivas en prisión. Otros presos nacionalistas denunciaron dichas torturas mientras compartieron celdas contiguas en la prisión. La muerte de Albizu Campos fue una lenta y dolorosa. Suceso similar fue el asesinato de Filiberto Ojeda Ríos (en 2005), a quien se dejó morir lentamente y desangrado, además de no permitírsele recibir ayuda médica, luego de recibir un balazo por un francotirador del FBI. Ambas figuras sufrieron una angustiosa y dolorosa partida del mundo terrenal.



El anuncio del deceso del líder nacionalista la ofreció el Dr. Virgilio Cuello. Al enterarse de su muerte varios jóvenes acudieron hasta aquella residencia a rendir honor a su figura, entre ellos José “pepito” Marcano, líder estudiantil de los Cuadros Universitarios de la Liga Socialista Puertorriqueña (LSP). En horas de la noche ya se habían arremolinado miles de personas para ver salir su cuerpo hacia la Funeraria Jensen en la parada 26 de Santurce. Como dato curioso, en una de las residencias cercanas donde falleció Albizu había una fiesta familiar y la misma fue suspendida tras la solicitud que hicieran miembros de la Federación de Universitarios Pro Independencia (FUPI) a dueños del hogar a modo de respeto por el luto que vivía el país. El gesto fue agradecido. Esta actitud de respeto a Don Pedro no era casual ya que desde la fundación de la FUPI su lucha era admirada. Albizu era una figura importante para la juventud independentista, aunque no militaran en el Partido Nacionalista de Puerto Rico (PNPR), por su lucha frontal contra el imperialismo y coloniaje en nuestro país. Los(as) fupistas habían realizado actos por varios años exigiendo la excarcelación de los presos nacionalistas y del propio Albizu Campos. Organizaciones juveniles, como la FUPI, se convirtieron en continuadores de la gesta libertadora del líder nacionalista, aunque con sus propios matices. No hay que olvidar que la FUPI se funda apenas dos años después del acto heroico perpetrado en el congreso de EE.UU. por los nacionalistas Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Irving flores y Andrés Figueroa.

Mientras se realizaban los trabajos mortuorios a los restos del líder nacionalista, por aproximadamente quince horas, la FUPI realizó un acto de recordación en los predios del campus. Desde tempranas horas de la mañana un grupo de estudiantes se conglomeró frente a los portones del recinto repartiendo cintas negras y haciendo una colecta para cooperar con los gastos funerarios. Frente al portón de la Avenida Ponce de León había una parada de guagua en la cual varios jóvenes aprovecharon la oportunidad que varios choferes de transporte público le ofrecían para recolectar dentro de la guagua. Los(as) pasajeros(as) se mostraron dispuestos a cooperar con la colecta aunque fueran algunos centavos. Una comitiva integrada por estudiantes y profesores universitarios, entre ellos Juan A. Silén y Manuel Maldonado Denis, acuden al rector Jaime Benítez solicitando que se colocaran las banderas a media asta en la Universidad de Puero Rico (UPR). El rector declinó la petición indicando “que la Universidad no es ni puede ser una institución independentista...” e hizo alarde de haber apoyado la campaña de excarcelación de Albizu a finales de la década del treinta. A pesar de la negativa del rector Benítez y de la Guardia Universitaria, miembros de la FUPI realizan una marcha por las calles del campus cargando una enorme pancarta con el rostro de Pedro Albizu Campos. Entran por el portón de la Avenida Ponce de León y finalizan la manifestación frente a la Torre de la Universidad. Al llegar allí colocan la monoestrellada en un asta que se encontraba en el lugar y ondean la bandera a media asta en señal de duelo y tributo a quien muchos(as) calificaron como el “Maestro”. A lo largo de la marcha varios estudiantes se unieron a la misma. También varios militantes acudieron a sus salones de clase exhortando a sus pares a unirse al duelo. Como dato curioso el asta en que los(as) jóvenes ondearon la bandera fue el mismo mástil que usaron para colocar la bandera nacional y que provocó la suspensión de varios líderes estudiantiles a finales de la década del cuarenta por el propio Benítez. La marcha estuvo muy vigilada por la Uniformada, sin embargo no intervinieron en la misma. Posiblemente quisieron evitar sucesos similares ocurridos algunos meses antes (en octubre) del año anterior, que desembocaron en un motín de altas proporciones en el campus. Benítez no parecía dispuesto a pasar por la misma experiencia en ese momento. El recinto riopedrense se paralizó casi en su totalidad aquellos días del mes de abril, tras la muerte del líder nacionalista.

El país vivía una tensa calma. El gobierno colonial y el gobierno de EE.UU tenían un temor real de que algo podría suceder en el país a consecuencia del fallecimiento de Albizu. El gobernador Roberto Sanchez Vilella y el superintendente de la policía activaron miles de policías para velar y estar al tanto de lo que sucedía en los actos fúnebres. El Fuerte Brooke estaba en alerta máxima ante cualquier movimiento que hicieran las huestes independentistas durante aquellos días. Medidas extremas se implementaron en La Fortaleza ante posibles manifestaciones frente a la residencia del gobernador de turno o frente al Departamento de Justicia. Inclusive varios líderes y abogados independentistas acudieron ante el Secretario de Justicia, Hiram Cancio, para solicitar que los presos políticos nacionalistas tuvieran la oportunidad de asistir a los servicios fúnebres de su líder histórico. Dicho permiso no fue concedido. La propia penitenciaría estatal de Rio Piedras tomó sus propias medidas de seguridad para evitar cualquier inconveniente entre la población penal que tenía varios presos nacionalistas en sus celdas. Similares medidas de seguridad se tomaron en la región oeste a edificios de gobiernos, cuarteles, bases militares y empresas extranjeras. También se reclamó al gobierno que colocara las banderas a media asta en forma de duelo, sin que fuera concedida la petición. La colonia no estaba preparada ni dispuesta a homenajear a un ser humano de tan alto calibre.
Todo esto acontecía junto con un hecho histórico en la región caribeña, la “Revolución de abril de 1965” en la Republica Dominicana. A finales de aquel mes, ocurre la invasión de EE.UU a suelo quisqueyano para darle fin a la rebelión popular, que exigía el restablecimiento del orden constitucional. Las fuerzas armadas enviaron miles de marines para contribuir al derrocamiento del presidente constitucional y electo por el voto popular, Juan Bosch. Tras la intervención de los norteamericanos en suelo dominicano se instaura lo que se conoce como la “segunda tiranía” con la toma del poder de Joaquín Balaguer. Balaguer fue pieza clave durante la dictadura trujillista que gobernó por décadas, con puño de hierro, las vidas de millones de dominicanos(as). Muchas vidas dominicanas se perdieron tras la invasión estadounidense en suelo antillano. No es casual que aquella invasión fuera vista con recelo y oposición en todas Las Antillas, incluyendo Puerto Rico, como tampoco es casual que las fuerzas armadas en la isla tomaran mayores medidas de seguridad tras la muerte de Albizu Campos. No era una popularidad positiva la que atravesaba el imperio norteamericano en aquellos días.

Luego de los trabajos realizados al cuerpo del patriota nacionalista, sus restos fueron llevados hasta el Ateneo Puertorriqueño desde la Funeraria Jensen. Su ataúd fue acompañado por varios(as) jóvenes pertenecientes a las diversas organizaciones estudiantiles y juveniles del independentismo tales como la FUPI, la LSP, Juventud del Movimiento Pro Independencia (JMPI), entre otras. Muchos de aquellos jóvenes no se encuentran entre nosotros(as) como Benjamín Ortiz Belaval, Edwin Reyes, “Pepito” Marcano, Juan Sáez Burgos, José Antonio Irizarry y el mártir estudiantil José R. “fefel” Varona, pero tuvieron la oportunidad de ser partícipes de un hito histórico que nuevas generaciones no alcanzamos a ser testigos. Varios jóvenes, de las diversas organizaciones anteriormente mencionadas, sirvieron como “cadetes de la republica” (la milicia del Partido Nacionalista) durante los servicios fúnebres. Se les facilitó uniformes (camisa negra y pantalón blanco), guantes blancos, unos sables y algunos rifles de imitación como parte de la logística del servicio fúnebre. Dicha indumentaria fue adquirida a través de un nacionalista de la zona de Santurce para tan importante ocasión. También hubo un joven que fue testigo del proceso de construcción de la mascarilla de yeso al cadáver del líder nacionalista por el escultor español Compostela.
Durante el velatorio del líder nacionalista su figura llamó la atención de diversas personas y de distintas ideologías. Miles y miles de personas llegaron hasta su féretro para rendir tributo a un luchador por la libertad patria. La legislatura colonial hizo un homenaje a la memoria de Pedro Albizu a través de una moción presentada ante ese cuerpo. Ambos cuerpos, Senado y Cámara de Representantes, aprobaron dicha moción. Una comitiva del Partido Estadista Republicano (PER) y de Vanguardia Popular acudió al Ateneo a mostrar sus respetos. Artistas gráficos, locutores y diversas personas de la clase artística se personaron al velatorio para hacer guardia de honor junto al cuerpo. También asistieron intelectuales, un diputado del congreso venezolano y un abogado en representación de la comunidad afroamericana de EE.UU. Un sinnúmero de cablegramas se recibieron de diversas organizaciones políticas, sindicales y entidades profesionales de varios países latinoamericanos para expresar su duelo ante el fallecimiento de Albizu. Ancianos(as) y niños(as) se personaron hasta el lugar donde velaban al héroe nacional. Para muchos(as) jóvenes presentes ver aquel gentío acudiendo al Ateneo les dejó imágenes de alto impacto que les animó para continuar la gesta libertadora del prócer puertorriqueño.

En el día del entierro del prócer nacionalista, el cortejo fúnebre salió aproximadamente a las dos de la tarde encabezado por los “cadetes de la república”, compuesto en su mayoría por jóvenes, y seguido por sus pares quienes cargaban una pancarta con el rostro del “Maestro”. La viuda, hijos(as), nietos(as) y demás familiares siguen el féretro. Había una banda de orquesta que entonó melodías patrióticas en tonos de marcha fúnebre. Le siguen miles y miles de puertorriqueños(as) provenientes de muchísimos pueblos de nuestro archipiélago para despedir a quien vieron como un héroe nacional. A medida que caminaba el cortejo personas gritaban: “viva Puerto Rico libre” y “viva el Maestro”, entre otros. Fueron tantas las personas que asistieron que a la altura del Fuerte San Cristóbal aun había personas saliendo desde el Ateneo Puertorriqueño. En los alrededores del Capitolio se notó el despliegue policial que monitoreaba todo el cortejo. Varios(as) jóvenes realizaron una manifestación pacífica e intentaron colocar las banderas a media asta de la casa legislativa como acto de duelo pero se divisaron oficiales armados en los alrededores lo que imposibilitó la acción. Cercanos al área militar estadounidense un grupo juvenil reclamó que la bandera estadounidense, conocida por muchos(as) como la “pecosa” fuera arriada. De manera inmediata se activó un pelotón de soldados, con fusiles en mano, para hacer constar su negativa al duelo que vivía el país. En la estructura que albergaba la “Casa España” colocaron sus banderas a media asta en señal de tributo al fenecido. Durante el trascurso del cortejo, residentes del Viejo San Juan ondeaban banderas de Puerto Rico y lanzaron flores desde los balcones de sus casas. Imágenes imborrables para los asistentes de aquel histórico suceso.

En la catedral de San Juan se ofreció la misa por el obispo Aponte Martínez para luego proceder a llevar los restos a su última morada. El ataúd fue llevado por varios jóvenes hasta el antiguo cementerio de san Juan, Santa María Magdalena de Pazzis. Allí se ofrecieron varios discursos entre ellos el del profesor Maldonado Denis en representación de la juventud, el de Juan Juarbe Juarbe a nombre de la familia, el del congresista venezolano José Herrera, el de una de las hijas de Albizu Campos y el del presidente interino del PNPR, José Otero. Un momento de confusión ocurrió al momento de bajar el ataúd cuando un grupo de jóvenes reclamó la presencia de Juan Mari Bras. El grupo de jóvenes intentó interceder para que este último diera un mensaje pero no fue permitido. Poco tiempo después Juan Mari Bras renuncia como secretario general del Movimiento Pro Independencia (MPI) en aras de no ser un escollo para la unidad independentista y propiciar una coalición de organizaciones para lograr la independencia. Los medios corporativos trataron de sacar punta al asunto y proyectar una disputa entre Mari Bras y la viuda de don Pedro, Laura Meneses. Con la acción de Juan Mari se disipó la duda.

Tras medio siglo de la partida física de Pedro Albizu Campos aún sigue presente su figura, su imagen y su lucha incansable en las nuevas generaciones. Recuerdo las ocasiones que asistíamos varios(as) compañeros(as) de la FUPI de Mayagüez cada 12 de septiembre al barrio Tenerías de Ponce para recordar su gesta. Todavía vemos jóvenes con camisetas con su rostro e inspiradoras citas. Don Pedro todavía encarna las palabras de Cesar Andreu quien refiriéndose a su figura lo llamó “la conciencia del pueblo”. Ernesto “che” Guevarade la Serna indicó en un discurso en la ONU que don Pedro representaba a la “América irredenta pero indómita”. Ambos recogen con precisión la imagen revolucionaria de nuestro héroe nacional.

*nota: Gracias a los compañeros J. A. Plard, H. R. Sanchez, R. Arcelay y W. Adames por aclarar y señalar varios datos para este escrito. También a las compañeras L. Garriga y M. Estrada por las correcciones.

agrega tus comentarios


Bandera a media asta en UPR
por Cacimar O. Cruz Crespo Thursday, Apr. 30, 2015 at 1:44 AM
cacimarcruz@gmail.com

La bandera puertorriqueña fue izada a media asta en el campus universitario por miembros de la FUPI como señal de duelo por la muerte de don Pedro Albizu Campos. Foto del periódico El Mundo

agrega tus comentarios


Cadetes de la Republica
por Cacimar O. Cruz Crespo Thursday, Apr. 30, 2015 at 1:44 AM
cacimarcruz@gmail.com

Cadetes de la Republ...
cadetes_de_la_rep_blica_cargan_banderas_en_el_sepelio_de_pedro_albizu_campos.jpg, image/jpeg, 3414x4200

Jóvenes vestidos como Cadetes de la República en sepelio de don Pedro Albizu Campos. Foto del periódico El Mundo

agrega tus comentarios


ÚLTIMOS COMENTARIOS SOBRE EL ARTÍCULO
Listed below are the 10 latest comments of 2 posted about this article.
These comments are anonymously submitted by the website visitors.
TÍTULO AUTOR FECHA
referencias C. Cruz Crespo Wednesday, Jul. 01, 2015 at 3:47 PM
Bandera a media asta en UPR C. Cruz Thursday, Apr. 30, 2015 at 1:48 AM
© 2003-2010 Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. CopyLeft: Todo el contenido aquí publicado es de libre impresión y redistribución a través de internet o por otros medios y foros, siempre que no se haga un uso comercial y que el autor/a no especifique lo contrario. Favor de citar la fuente. Las opiniones vertidas por los visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar los principios de unidad del Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. Usamos software libre sf-active v0.9.2 Descargo | Política de privacidad