imc pr.indymedia.org Castellano | English Centro de Medios Independientes de Puerto Rico
Quiénes somos Contacto Boletín Calendario Publicar
white themeblack themered themetheme help

Categorías

Temáticas
Comunidades
Ecología
Política
Guerra
Educación
Economía
Medios
Culturas
Diáspora
Vieques
Caribe

Zonas
Puerto Rico
Internacional

Cobertura Especial
Venezuela Bolivariana

Coopera





Red CMI:

sitio global
www.indymedia.org

proyectos
biotech
impresos
oceanía
radio
radio en vivo
tv satelital
video

áfrica
ambazonia
canarias
estrecho / madiaq
kenya
sudáfrica

américa latina
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
chile sur
valparaiso
santiago
colombia
ecuador
méxico
perú
puerto rico
qollasuyu
rosario
sonora
tijuana
uruguay
venezuela

asia
india
jakarta
japón
manila
qc

canadá
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancuver
victoria
windsor
winnipeg

estados unidos
arizona
arkansas
atlanta
austin
baltimore
boston
bufalo
carolina del norte
charlottesville
chicago
cleveland
colorado
danbury, ct
filadelfia
hawaii
houston
idaho
ithaca
kansas
los ángeles
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
nueva jersey
nuevo hampshire
nuevo méxico
nueva orleans
north texas
ny capital
nyc
oklahoma
pittsburgh
portland
richmond
rochester
rocky mountain
rogue valley
san diego
san francisco
san francisco bay area
santa barbara
santa cruz
seattle
springfield
st louis
tallahassee-red hills
tennessee
urbana-champaign
utah
vermont
washington dc
western mass

europa
alacant
alemania
andorra
anveres
atenas
austria
barcelona
bielorrusia
bélgica
belgrado
bristol
bulgaria
croacia
chipre
escocia
estanbul
estrecho
euskal herria
galicia
grenoble
holanda
hungría
inglaterra
irlanda
italia
la plana
liege
lille
madrid
malta
marseille
napoli
nantes
niza
noruega
oost-vlaanderen
paris
polonia
portugal
praga
reino unido
rumania
rusia
st. peterbsburgo
suecia
suiza
tesalónica
torun
ucrania
west vlaanderen

medio oriente
beirut
israel
palestina

oceanía
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
manila
melbourne
perth
quezon city
sydney

proceso
discusiones
fbi/legal al día
faq
listas de correo
documentación
técnico
voluntarios

Versión imprimible - Enviar por correo-e este artículo

Ni dinero para el estudio, ni paz para la expresión
por Mariana Muñiz Lara y Aura Colón Solá Thursday, May. 20, 2010 at 10:02 PM

Decenas de manifestantes heridos a macanazos y afectados por el gas pimienta y los gases lacrimógenos, así como cinco jóvenes arrestados, fueron el saldo de la intervención de la Policía con estudiantes que intentaban llevar su malestar ante el gobernador Luis Fortuño y sus donantes y con trabajadores que piqueteaban cerca de ellos esta tarde.

Los sucesos, ocurridos en la entrada del hotel Sheraton del Distrito de Convenciones, se dieron luego de que la Fuerza de Choque y agentes de la Policía estatal sacaron a un grupo de estudiantes que logró acceso al vestíbulo de la hospedería, en cuyo interior se estaba llevando a cabo una actividad de recaudación de fondos de Fortuño.

“No hay dinero pa’l estudio, pero sí para sus lujos”, coreaban casi 400 ciudadanos en un piquete entre el Sheraton y el Centro de Convenciones, mientras eran vigilados por una hilera de 25 policías acompañados de varios oficiales de alta jerarquía, incluyendo al coronel Leovigildo Vázquez, quien se mantenía conversando con los líderes sindicales.

Mientras transcurría el piquete, un pequeño grupo de estudiantes con pancartas a favor del diálogo en la Universidad de Puerto Rico (UPR), permanecía acomodado en dos filas entre los guardias y la pared del hotel para “darle la bienvenida”, con consignas tradicionales traducidas al inglés, a los invitados de la fiesta de Fortuño, que entraban pasando entre los jóvenes.

A las 6:30 p.m., los estudiantes se movieron al vestíbulo del hotel, donde improvisaron un piquete ante la mirada absorta de empleados y visitantes del hotel, algunos de ellos turistas que preguntaban el motivo del conflicto. Diez minutos más tarde, una fila de 15 agentes de la Fuerza de Choque se apostó frente a la entrada del hotel.

Los estudiantes intentaron acercar más su manifestación hacia el salón donde se celebraba la actividad, cerca de las 6:50 p.m. Al instante, apareció un pelotón de guardias estatales desde la parte posterior del hotel y comenzó a moverse rápidamente hacia el vestíbulo.

Una empleada del hotel empezó a gritar “dale, dale, entren, qué esperan” a la Fuerza de Choque. Este grupo, cual si la gerente del hotel les hubiera dado una orden, salió corriendo hacia la entrada. La primera golpeada fue esta señora, a quien tumbaron los mismos agentes a quienes instó a intervenir con los estudiantes. Segundos después, la estampida de policías estatales que empezaron a correr desde atrás le pasaron por encima. Dos trabajadores la levantaron.

Al mismo tiempo, un grupo de trabajadores se movieron hacia la entrada frontal del hotel para pedirle a los estudiantes que salieran. Estas personas fueron removidas del área con empujones, macanazos y gas pimienta. Los golpes alcanzaron incluso a señoras que intentaban calmar los ánimos de ambas partes.

Myselis Santiago Reyes, estudiante de la facultad de Ciencias Naturales que se encontraba en el vestíbulo, narró que un oficial de la Fuerza de Choque le dijo “en cinco segundos, te voy a dar; cinco, cuatro, tres, dos, uno” y empezó a empujarla con la macana.

Los estudiantes comenzaron a salir del hotel por la entrada frontal y por una puerta lateral, que unos empleados del hotel intentaban cerrar. Algunos cayeron al piso. Llegaron más pelotones de la Policía, que empujaban con sus macanas a todas las personas hacia el área del Centro de Convenciones. La barrera de agentes se movía hacia el frente, arremetiendo contra todo el que se le cruzaba en frente y llegó hasta las fuentes, donde varias ancianas espectadoras intentaban cubrirse. Un huésped del hotel, trago en mano, pedía que tuvieran cuidado con él.

DESDE ADENTRO fue testigo del momento en que el estudiante Roberto Thomas, uno de los demandados por la UPR, fue macaneado por varios policías, no para empujarlo para que saliera sino para golpearlo en el cuerpo cuando estaba ya tirado en el piso. Algunos manifestantes informaron que los jóvenes José “Osito” Pérez y Francisco Fortuño también fueron golpeados y pateados estando en el suelo.

Un grupo de ciudadanos, en el forcejeo para intentar abrir la puerta lateral para que los estudiantes que quedaban en el vestíbulo lleno de guardias salieran, rompió un cristal del hotel. Ante la embestida de los agentes, otros manifestantes lanzaron zafacones y muebles de un pasillo lateral exterior del hotel y Ficus Café para evitar que la Policía los alcanzara.

Entonces, los guardias comenzaron a tirar gas pimienta y los manifestantes a huir desesperados hacia el Centro de Convenciones. Varias jóvenes salían llorando y cojeando, mientras gritaban que sus compañeros seguían adentro. En esos momentos, la Policía lanzó una granada de gases lacrimógenos, que cubrieron con una nube blanca gran parte del área y dispersaron aún más a los manifestantes.

Toda el área alrededor del hotel estaba rodeada decenas de patrullas. DESDE ADENTRO observó, además, tres ambulancias. Se informó luego que 10 estudiantes se encuentran recibiendo asistencia médica en el Dispensario Hoare, en Miramar.

Heridos y arrestados

Minutos después, algunos jóvenes y trabajadores que observaban el área para asegurarse de que todos los manifestantes estaban a salvo fueron atacados nuevamente por la Policía. El estudiante Gabriel Muriente Pastrana fue lanzado al suelo y esposado cuando sólo estaba mirando. Julio Muriente, su padre y profesor en la UPR, indicó que la Policía mostró una actitud hostil durante la actividad, pues no se mostraron dispuestos a negociar y ni siquiera les permitieron llevar al área la guagua de sonido.

El joven y otras cuatro personas arrestadas fueron llevadas al cuartel de la División de Operaciones Tácticas del Viejo San Juan. Al lugar llegaron 15 abogados, padres y alrededor de 40 estudiantes. Según informaron los jóvenes que aguardaban frente al cuartel, además de Muriente, estaban detenidos los estudiantes “Osito” y Ángel Santiago. Las otras dos personas no han sido identificadas.

No se le está permitiendo la entrada al cuartel a los padres de los jóvenes ni a sus abogados. El agente Santiago, de Operaciones Tácticas, señaló que no podía entrar nadie, porque todavía les estaban tomando los datos a los detenidos, pero que ellos estaban físicamente bien. Añadió que había que esperar a que llegara al cuartel el teniente que lo dirige para que los representantes legales pudieran comunicarse con los arrestados.

Los abogados denunciaron que se le estaba violando a los detenidos el derecho a recibir asistencia legal, ya que éste no comienza una vez el director llega al cuartel, sino que lo tienen desde que los detienen. El abogado Arturo Nieves Huertas expresó que, para efectos legales, “los tienen secuestrados ahora mismo”.

agrega tus comentarios


© 2003-2010 Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. CopyLeft: Todo el contenido aquí publicado es de libre impresión y redistribución a través de internet o por otros medios y foros, siempre que no se haga un uso comercial y que el autor/a no especifique lo contrario. Favor de citar la fuente. Las opiniones vertidas por los visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar los principios de unidad del Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. Usamos software libre sf-active v0.9.2 Descargo | Política de privacidad