imc pr.indymedia.org Castellano | English Centro de Medios Independientes de Puerto Rico
Quiénes somos Contacto Boletín Calendario Publicar
white themeblack themered themetheme help

Categorías

Temáticas
Comunidades
Ecología
Política
Guerra
Educación
Economía
Medios
Culturas
Diáspora
Vieques
Caribe

Zonas
Puerto Rico
Internacional

Cobertura Especial
Venezuela Bolivariana

Coopera





Red CMI:

sitio global
www.indymedia.org

proyectos
biotech
impresos
oceanía
radio
radio en vivo
tv satelital
video

áfrica
ambazonia
canarias
estrecho / madiaq
kenya
sudáfrica

américa latina
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
chile sur
valparaiso
santiago
colombia
ecuador
méxico
perú
puerto rico
qollasuyu
rosario
sonora
tijuana
uruguay
venezuela

asia
india
jakarta
japón
manila
qc

canadá
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancuver
victoria
windsor
winnipeg

estados unidos
arizona
arkansas
atlanta
austin
baltimore
boston
bufalo
carolina del norte
charlottesville
chicago
cleveland
colorado
danbury, ct
filadelfia
hawaii
houston
idaho
ithaca
kansas
los ángeles
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
nueva jersey
nuevo hampshire
nuevo méxico
nueva orleans
north texas
ny capital
nyc
oklahoma
pittsburgh
portland
richmond
rochester
rocky mountain
rogue valley
san diego
san francisco
san francisco bay area
santa barbara
santa cruz
seattle
springfield
st louis
tallahassee-red hills
tennessee
urbana-champaign
utah
vermont
washington dc
western mass

europa
alacant
alemania
andorra
anveres
atenas
austria
barcelona
bielorrusia
bélgica
belgrado
bristol
bulgaria
croacia
chipre
escocia
estanbul
estrecho
euskal herria
galicia
grenoble
holanda
hungría
inglaterra
irlanda
italia
la plana
liege
lille
madrid
malta
marseille
napoli
nantes
niza
noruega
oost-vlaanderen
paris
polonia
portugal
praga
reino unido
rumania
rusia
st. peterbsburgo
suecia
suiza
tesalónica
torun
ucrania
west vlaanderen

medio oriente
beirut
israel
palestina

oceanía
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
manila
melbourne
perth
quezon city
sydney

proceso
discusiones
fbi/legal al día
faq
listas de correo
documentación
técnico
voluntarios

Versión imprimible - Enviar por correo-e este artículo

Nacimiento del Ejército Popular Boricua – Macheteros
por Ejército Popular Boricua-Macheteros Thursday, Oct. 20, 2005 at 4:22 PM

El Nacimiento de Los Macheteros

La última década del siglo 19 presagiaba un cambio dramático en lo que era la transformación de una república revolucionaria de profundas reivindicaciones sociales en una nación neocolonialista y sobretodo, imperialista. Estados Unidos de América se iniciaba en la esfera internacional como el país que habría de estable-cer las pautas políticas y económicas para todo el mundo. El hundimiento del aco-razado USS Maine, hecho denunciado como autoprovocado, fue el pretexto utiliza-do para declarar la guerra a una España debilitada, nación que ejercía la soberanía sobre las islas de Cuba, Puerto Rico y, en el Pacífico, sobre las Filipinas.

En 1898, el gobierno de Estados Unidos ordena a su ya poderosa flota naval la invasión del territorio puertorriqueño, ejecutándose esta tras un implacable bom-bardeo sobre la capital puertorriqueña de San Juan. Este hecho marcó el principio de la aplicación de una política colonial clásica en Puerto Rico, cosa que no pudie-ron hacer en Cuba ni en Filipinas.
Existían entonces numerosas partidas sediciosas, entre ellas, una denominada como Los Macheteros, que es el origen histórico del nombre del Ejército Popular Boricua - Los Macheteros. Estas llamadas partidas sediciosas estaban divididas en sus objetivos. Algunas exigían, además de reivindicaciones sociales, el respeto a los derechos humanos y civiles de los puertorriqueños, al igual que la libertad para Puerto Rico. Otras se dedicaban a obtener beneficios mediante actos ajenos a los mejores intereses políticos y sociales de los puertorriqueños.

Desde muchos meses antes de la invasión, Puerto Rico había logrado su autono-mía política tras décadas de luchas anticoloniales, y negociaciones con el régimen monárquico español. Uno de los artículos fundamentales del pacto político enton-ces concertado entre el pueblo de Puerto Rico y España expresaba, con toda clari-dad, que el mismo no podía ser unilateralmente modificado por ninguna de las partes, por lo que cualquier modificación política no podía ser impuesta por Espa-ña sin el tácito consentimiento del pueblo puertorriqueño. Ha sido ampliamente demostrado, por juristas expertos en la ley internacional, que el Tratado de París, firmado entre Estados Unidos y España en 1898, constituía una violación del Pacto Autonómico acordado entre el régimen de España y los representantes del pueblo puertorriqueño. El Tratado de París constituía, de hecho, una imposición de carác-ter militar que permitía la usurpación de la soberanía que legítimamente le corres-pondía al pueblo puertorriqueño, mediante un "traspaso" del territorio y del pueblo puertorriqueño a los Estados Unidos.
Estos hechos reafirmaron el derecho ya reclamado durante más de un siglo por el pueblo puertorriqueño a su independencia nacional y al pleno ejercicio de su sobe-ranía. La administración política de Estados Unidos sobre Puerto Rico, durante los primeros años de su usurpación de nuestro territorio nacional, le fue asignado a las fuerzas militares y navales de ocupación. De inmediato, estos se dieron a la tarea de intentar destruir la personalidad nacional del pueblo puertorriqueño, su cultura, costumbres e idioma, todo ello ejerciendo el total control sobre la econo-mía nacional, sobre la superestructura ideológica sobre los medios de comunica-ción y formativos, y sobre todas aquellas agencias que tienen la responsabilidad de establecer las normas de vida de un pueblo.

Estas agresiones obligaron a los sectores más conscientes del pueblo puertorri-queño a organizarse para salvar la nación y la patria. A través de las décadas que sucedieron a la invasión nuestro pueblo ha luchado por todos los medios a su al-cance para lograr su ansiada libertad y hacer justicia. La defensa cultural ha cons-tituido un bastión de lucha incansable para nuestro pueblo. Es decir, la defensa de nuestro idioma, de nuestras tradiciones, de nuestro folclor y de nuestros valores nacionalmente patrióticos han sido ejes utilizados por el pueblo para garantizar su sobrevivencia. La lucha armada ha sido, igualmente, un mecanismo irrenunciable por constituir en sí mismo un derecho de todo pueblo colonizado para luchar por la independencia de la patria. El derecho al ejercicio de la lucha armada fue conver-tido en práctica y concepción de lucha central por don Pedro Albizu Campos y su heroico Partido Nacionalista. El gobierno de los Estados Unidos conoce muy bien cómo en el 1950 se llevara a cabo la Revolución del 50, al igual que los ataques por comandos nacionalistas no sólo a la Casa Blair en ese año, sino también al Congreso de los Estados Unidos en el año 1954.

Fiel a nuestra tradición de lucha, en 1978, fue fundado el Ejército Popular Boricua, tras un profundo análisis de lo que era nuestra realidad política. Las dos décadas que precedieron a su fundación fueron años de profunda represión política a todos los sectores identificados con la independencia de la patria; fueron años en los cuales más de 150,000 puertorriqueños fueron fichados y a los que se les abrió una carpeta, todo ello orientado y dirigido por el Buró Federal de Investigaciones. Los asesinatos políticos ejecutados por instrucciones de quien hoy funge como Comisionado Residente de Puerto Rico en Washington, Carlos Romero Barceló constituían parte del diario vivir de los puertorriqueños.

Los Macheteros somos el producto de un proceso que se fue gestando durante décadas. Numerosas organizaciones revolucionarias ya habían hecho su aparición en la lucha patriótica de los puertorriqueños, entre ellos, el Movimiento Indepen-dentista Revolucionario en Armas (MIRA), los Comandos Armados de Liberación (CAL), las Fuerzas Armadas de Resistencia Popular (FARP), la Organización de Voluntarios para la Revolución Puertorriqueña (OVRP), todas las cuales han acudi-do a las armas para lograr la independencia de Puerto Rico.
La lucha de los revolucionarios puertorriqueños enmarcados por Los Macheteros no está dirigida contra el pueblo estadounidense, sino contra la aplicación de una política colonial en nuestra patria orientada e impuesta por los gobernantes de los Estados Unidos, que a su vez son representativos de intereses económicos muy poderosos y que, en sí mismos, son el verdadero poder detrás de la fachada. Los sectores populares en los Estados Unidos, que constituyen la mayoría del pueblo estadounidense, desconocen en gran medida esta realidad.

Durante los últimos 22 años de existencia de Los Macheteros hemos defendido, con gran sacrificio, nuestros derechos, ya no sólo a nuestra libertad e independen-cia como pueblo, sino también como parte que somos de un pueblo que sufre los atropellos que nos son infligidos por un sistema económico, político y social reple-to de injusticias y de explotación. Hemos ejercido nuestros derechos atacando a las fuerzas militares de ocupación y opresión instaladas en nuestra patria; hemos destruido sus aviones de combate en sus bases; hemos atacado sus instalaciones militares y su infraestructura al servicio de sus fuerzas armadas en nuestro terri-torio. Igualmente, hemos sido ferozmente reprimidos. Más de 300 agentes del FBI y de otras agencias represivas de la metrópoli han sido enviados a nuestra patria para perseguir a patriotas y realizar arrestos masivos. De esa manera, numerosos macheteros sufrimos el encarcelamiento en las cárceles federales en el territorio nacional de los Estados Unidos, separando a los puertorriqueños de sus familiares y de su tierra.

Los Macheteros hemos sufrido la más agresiva represión, pero siempre hemos resurgido y nos mantenemos en pie de lucha. En estos precisos momentos nues-tra fuerza es mayor de la que jamás había sido. Sólo la victoria final, o sea, la in-dependencia de nuestra patria, sin manipulación o maniobras políticas neocolonia-les por parte del gobierno de los Estados Unidos de América, será la que determi-ne la verdadera paz. El pueblo estadounidense, al cual consideramos como un aliado estratégico de la verdadera paz y armonía en el mundo, nada tiene que temer de Los Macheteros. Es a ese pueblo amante de la justicia y de la paz, que le pedimos, a través de este medio, que exijan a su gobierno, el inicio de un verda-dero proceso de autodeterminación para Puerto Rico, orientado siempre por lo que son las normas establecidas por la ley internacional y por las Naciones Unidas.


El documento a continuación forma parte del análisis presentado en lo que es el Programa Político del Ejército Popular Boricua - Los Macheteros.


Filiberto Ojeda Ríos
Responsable General
Ejército Popular Boricua - Los Macheteros
________________________________________
REALIDAD COYUNTURAL INTERNACIONAL Y NACIONAL


MARCO INTERNACIONAL


Neoliberalismo y Globalización


Filosóficamente hablando, y enmarcado por conceptos idealistas, el liberalismo es "la doctrina que afirma la primacía de la libertad individual".(1) Es, en el fondo, la máxima expresión de los falsos conceptos de "libertad", fabricados a su medida por los propios sectores neoliberales dominantes del sistema económico imperan-te. El liberalismo postula la mínima intervención del Estado, dejando lo que es la totalidad del andamiaje económico social, que se fundamenta en la propiedad pri-vada, en manos de los sectores capitalistas económicamente predominantes. Esto, en realidad, no es otra cosa que la imposición de esas proyecciones de "libertad" necesitadas por los explotadores para garantizar la implantación y supremacía de su sistema de desigualdad y privilegios afectando a los sectores más necesitados. Son los neoliberales, los sectores profundamente minoritarios, quienes ejercen todo el poder que el estado por ellos mismos creado, y sus leyes, les otorgan. Es un poder aplicado, utilizando la coacción y la fuerza, en contra de las incalculables mayorías identificadas como: "la humanidad".

Esa ha sido la consigna histórica que ha regido a la nación norteamericana desde su fundación hasta el día de hoy. El neoliberalismo no es otra cosa que la adaptación de esa filosofía de injusticia y explotación a las condiciones que imperan en la actualidad, con la pretensión de que toda la humanidad sea regida, oficialmente, y por aparente consentimiento propio, por esa casta de financieros y propietarios de la totalidad de los medios de pro-ducción. Ello no equivale a otra cosa que a la propiedad privada gobernando al mundo, y a los gobiernos establecidos sirviendo como administradores y resol-viendo las dificultades que les puedan surgir en ese proceso de muerte y esclavi-tud.

El neoliberalismo, -nombre dado a la más moderna expresión económica del capitalismo, con profundas exigencias políticas, económicas y socia-les- se rige por una línea de orientación práctica mediante la cual se de-pende de un desarrollo fundamental y altamente coordinado del comercio internacional orientado por las naciones altamente industrializadas. Para ello, todas las naciones, particularmente las subdesarrolladas, se ven obligadas a eliminar las restricciones arancelarias nacionales establecidas por ley para "prote-ger" su producción y sus mercados. Esta proyección político-económica, a su vez complementada por mecanismos orientados hacia la consolidación de esas políti-cas, constituye la más reciente alternativa que el capitalismo internacional está imponiendo a la comunidad mundial.

Esas políticas neoliberales han tomado por asalto al globo terráqueo y creado grandes angustias a las enormes mayorías de la población mundial. Mientras más se desarrolla el proceso de globalización comercial y productivo en beneficio de los poderosos, mucho más se ha agudizado, a nivel global, el desempleo, la ausencia de servicios de salud, de agua potable, de alimentos básicos, de servicios de edu-cación, de viviendas, etc. Igualmente, mucho más se ha agudizado, utilizando como subterfugio el "desarrollo", el asalto criminal de carácter ambiental, cuyos efectos para la humanidad y para la propia existencia de nuestro planeta son ab-solutamente destructivos.

Una de las metas de los estrategas neoliberales de la globalización consiste en derrumbar todas las barreras proteccionistas que las naciones pobres han estable-cido como recurso defensivo ante el desenfrenado asalto de las hordas del capital proveniente de los países ricos y altamente desarrollados. La banca internacional está totalmente al servicio de estos sectores financieros. El resultado neto de esta agresiva política económica dictada por los organismos financieros internacionales a los pueblos pobres, es el despojo de su soberanía. Esa usurpación se impone mediante la aplicación de políticas estranguladoras en torno a la deuda externa de las naciones subdesarrolladas. La imposición de condiciones leoninas e insosteni-bles a todas las naciones que ya les adeudan enormes sumas, y cuyo pago -solamente de intereses, sin contar pagos al principal- se traga la mayor parte de los presupuestos nacionales destinados a aliviar las condiciones infrahumanas de vida de la población, es la norma obligada aplicada por el Banco Mundial y por el Fondo Monetario Internacional. Así, países de Asia, de África y de América Latina sufren el embate desgarrador de semejante situación.

La región del Caribe -única con un estado socialista- merece particular atención. Para Puerto Rico esta región constituye su entorno socioeconómico y político in-mediato. Para el mundo, particularmente para Estados Unidos, representa un mercado interno significativo, además de ser un área de tráfico comercial, finan-ciero e industrial intenso. Durante este último proceso de globalización, los esta-dos caribeños han establecido instituciones regionales, tales como la Asociación de Estados Caribeños y CARICOM, que les permiten disentir y definir diversas políti-cas para su bienestar económico de cara a la globalización neoliberal.

Mientras existía el llamado "bloque socialista", el neoliberalismo era el factor unifi-cador de todas las naciones superdesarrolladas, agrupadas por lo que se conoce como los G-7 (aunque son más). Es este grupo el que determina y coordina las políticas de contrarrevolución económica global, al igual que las represivas a aque-llos que asuman posturas de desafío. El neoliberalismo, por ende, les servía como marco teórico para el delineamiento de esas políticas que compren-den, entre otras: operativos de inteligencia, infiltración, guerras regiona-les, represión a fuerzas progresistas en todo el mundo, destrucción de movimientos revolucionarios organizados, etc. En esta etapa histórica, tras la desaparición del mundo socialista, el neoliberalismo toma por asalto a todo el globo terráqueo. Ya no tiene la oposición de un sistema socializante que, a todas luces, se presentaba como la alternativa de reorientación global para la supervi-vencia humana, y sus interrelaciones, tanto filosóficas como materiales, orienta-das hacia el futuro. Sin embargo, el empobrecimiento de los pueblos afectados, que han respondido a través de sus luchas con combatividad ante la injusticia de la implantación de este modelo, evidencia su fracaso como opción para la inmensa mayoría de la humanidad.

El neoliberalismo, como elemento ideológico determinante para la estrategia de acción económica contrarrevolucionaria, cuenta con una diversidad de mecanis-mos que en sí mismos constituyen las políticas prácticas y coercitivas para lograr sus propósitos. Estos mecanismos están orientados hacia la penetración de todos los niveles y renglones que constituyen la organización de la sociedad. A esos efectos, tanto los aspectos de producción y distribución material, así como los su-perestructurales, particularmente los de orientación ideológica, son convertidos en mecanismos en función del control de la sociedad. La globalización, la privati-zación y la concentración y coordinación militar son elementos que, en sí mismos, encierran la imposición de numerosas políticas, todas ellas cla-ramente orientadas hacia el ejercicio de un control casi absoluto por parte de las transnacionales, y en detrimento de la vasta mayoría de la humani-dad.

La llamada globalización, por ejemplo, exige la imposición de un sinnúmero de cambios entre las naciones y en las normas que tradicionalmente han reglamenta-do las relaciones entre los asalariados y los propietarios. El resultado neto de tales imposiciones es la reducción de la enorme mayoría de la población mundial a nive-les infrahumanos de supervivencia.
A esos efectos, se ha ido instrumentado, a nivel internacional, un proceso de des-reglamentación, que es el equivalente a la pérdida de derechos históricamente logrados por los obreros mediante luchas que han costado enormes esfuerzos, cárcel y sangre. Este proceso de desreglamentación, unido al énfasis en la aplica-ción de alta tecnología, ha ido reduciendo dramáticamente la necesidad de mano de obra. Como consecuencia, ha habido una disminución en el empleo en la ma-nufactura y en los medios directamente relacionados con la producción de la ri-queza, empobreciendo a mayores sectores de la población. La exclusión de gran-des masas de la fuerza trabajadora surge como subproducto natural de estas im-posiciones y reajustes económicos neoliberales.

La imposición de cambios -en las jornadas de trabajo, en los horarios de trabajo, en la eliminación de pagos por horas adicionales trabajadas, en derechos adquiridos por la mujer trabajadora, en beneficios de vacacio-nes, etc., amén de otras imposiciones que convierten en "nuevas leyes" (para estar en regla), lo que constituye es una enorme pérdida de los de-rechos, humanos y democráticos, que han podido ser rescatados históri-camente por los trabajadores mediante sacrificadas luchas reivindicati-vas. Las explicaciones ofrecidas por los "amos" es en el sentido de que los merca-dos de trabajo tienen que ser menos rígidos, convirtiendo la competencia por un puesto asalariado, entre obreros, en algo mucho más agudo.

Ante los embates de la aplicación de medidas draconianas orientadas bajo el concepto de "globalización", los pueblos sometidos a la más abyecta miseria, producto de la superexplotación, han ido desarrollando diversos mecanismos de defensa -desde la educación hasta las huelgas, y desde la coordinación de esfuerzos multinacionales hasta el enfrentamiento direc-to- para impedir la imposición de estos nuevos mecanismos de expolia-ción humana. Hay que reconocer que, en buena medida, estas luchas han sido protagonizadas de manera destacada por lo que hoy es identificado como "la sociedad civil", que no es otra cosa que el pueblo unido, sin obedecer a las tradicionales formas, y que en la actualidad son relegados a un plano de menor protagonismo.


A esos efectos, se han ido instrumentando políticas que están orientadas hacia el enfrentamiento de lo que es la tendencia neoliberal conforme es aplicada en nues-tra patria, y que hoy, además de a los puertorriqueños, afecta a todos los pueblos subdesarrollados del planeta.
Filosofía reestructurativa del capitalismo capitaneada por el gobierno de los Estados Unidos y su aplicación en Puerto Rico.

Si bien ésa es la realidad para todos los países subdesarrollados con los cuales estamos hermanados, en nuestra patria intentan despojar a los trabajadores de importantes conquistas. La privatización, política neoliberal mediante la cual todos los servicios básicos y corporaciones públicas estratégicas son co-locadas en subasta al mejor postor capitalista, ya ha hecho estragos en nuestro país. Aún recordamos los esfuerzos que todo nuestro pueblo realizó para intentar evitar lo que, a todas luces, era una política decidida por el gobierno lo-cal: la privatización de la Telefónica de Puerto Rico.

La Guerra y la Paz de los neoliberalistas

La nueva política del capitalismo neoliberal se compone, esencialmente, de dos aspectos o fases. La primera, en el orden político-económico, con-siste en la de imponer la total subordinación de todas las naciones sub-desarrolladas en el mundo hacia una de las naciones que conforman la esfera de influencia y predominio económico, compuesto por el privilegia-do mundo desarrollado, y que, a su vez, son aliados en la implantación de estas políticas neoliberales. Para ello, han impuesto políticas económicas leoni-nas que sumergen, cada vez más, en la miseria, a los países subdesarrollados. De esa forma, los elementos fundamentales para garantizar la sobrevivencia van des-apareciendo: el empleo, como fuente principal de ingreso para la población, va mermando drásticamente; los servicios de salud son inexistentes o de muy eleva-do costo; los abastos de agua potable se van reduciendo; el costo de vida aumen-ta vertiginosamente, y con ello la miseria y mayor dependencia. La deuda pública a que los gobiernos reaccionarios someten a sus pueblos mediante la corrupción y saqueos de los pocos bienes que los pueblos producen, los someten a merced del Fondo Monetario Internacional y se convierten en flagelos adicionales para la po-blación desposeída y trabajadora. Para lograr implantar esas políticas económicas, tienen la necesidad de mantener el "orden" público, y no escatiman en esfuerzos para reprimir cualquier demostración pacífica que los pueblos, en su esfuerzo posi-tivo, desarrollan para impedir que tal estado de esclavitud moderna continúe.

El segundo aspecto consiste en mantener fuerzas militares y paramilita-res altamente entrenadas y orientadas hacia la represión popular. Esto, como ha sido ampliamente demostrado, se ha convertido en una necesidad para estos criminales que se jactan de ser profundamente democráticos. Utilizan, como elemento justificador ante el pueblo, el subterfugio de que se ven precisados a organizar estas huestes militares y paramilitares debido a la necesidad de luchar contra el narcotráfico y contra la criminalidad, o para "defender la democracia". Es decir, que pretenden convencer a los pueblos de que lo hacen para proteger a la población. Pero son males que emanan del propio sistema capitalista, y lo niegan. No obstante, esta política de represión localizada, para lo cual lo mismo utilizan a las fuerzas represivas de cada país sometido a sus políticas neoliberales y de glo-balización, o sus mecanismos altamente militaristas y de gran poder tecnológico, no se limita a esas esferas.

Los neoliberales, con su jefe de acción, el Presidente de los Estados Unidos, ahora aplican la política de guerra de devastación contra toda aquella nación que para ellos sea, o pueda ser, un obstáculo a sus proyecciones de globalización absoluta y de colocación de toda la población mundial bajo el yugo de los capitalistas interna-cionales. Ya se puede observar el despunte de éstos como gobierno mundial de alto contenido fascista, soslayando por completo lo que está supuesto a ser la propia Organización de Naciones Unidas. Naturalmente, esa organización interna-cional está constituida, en su vasta mayoría, por naciones en las cuales la pobreza predomina y, por ende, no es idóneo para ellos someter sus políticas al escrutinio "democrático" de ese organismo internacional. No se pueden dar el lujo de un ve-to en lo que es el Consejo de Seguridad de dicho organismo mundial. De esta ma-nera, la intimidación y la amenaza de someter a los pueblos a la crueldad de bom-bas lanzadas desde el cielo es la orden del día para los poderosos neoliberales. La paz que buscan no es otra cosa que dominar a toda la humanidad y así masificar la esclavitud a niveles jamás concebidos. Ejemplos evidentes de esta realidad los vivimos diariamente en nuestra patria.

Cambios Económicos Estructurales y su Aplicación en Puerto Rico

El gobierno de Puerto Rico, hoy bajo la moderna dictadura del doctor Pedro Juan Rosselló González, es una ficha activa de esa reaccionaria política neoliberal capi-taneada por el gobierno de los Estados Unidos. Se le ha asignado una función intra regional para representar los intereses económicos y financieros de Estados Uni-dos a través del establecimiento y ofrecimiento de programas de intercambio co-mercial y de servicios con diversas naciones caribeñas, particularmente en la for-mación de cuadros técnicos especializados en diversas áreas de la tecnología y de la economía. La sumisión de estos traidores ha sobrepasado los límites a los que los colonialistas tradicionales del patio nos tienen acostumbrados. Si bien en el pasado la filosofía gubernamental del servilismo consistía en que "Puerto Rico habría de ser el puente entre los Estados Unidos de América y las naciones de la América del Sur", en la actualidad lo que se pretende es cavar un túnel mediante el cual los pueblos no puedan ver las intenciones de minar, desde su propio seno, toda posibilidad de independencia económica y bienestar por parte de las naciones latinoamericanas. Es una conexión Norte-Sur destructiva y nefasta para nuestra América. Este gobierno, avergonzado como lo está, de sus raíces, pretende orien-tar a toda las naciones latinoamericanas por el camino de lo que es su propia ima-gen acomplejada y despersonalizada.

Ante ello no se limita a administrar la colonia, sino que pretende convertirse en "estadista" de la entrega. A su vez, intenta, por todos los medios, instrumentar políticas destructivas de todo sentido de nacionalidad o tendentes a fortalecer la puertorriqueñidad. El ataque frontal lo realiza en aras de la destrucción de lo que constituyen estructuras imprescindibles para el desarrollo y consolidación de una posible patria libre. La globalización le ha venido como anillo al dedo. A eso, entre otras cosas, se debe la ofensiva devastadora de privatización aplicada por este gobernador. Para tener esta aseveración bien clara, basta con citar al presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, cuando en el año 1913, ya comenzado el proceso de globalización, pero sin ser identificado como tal, afirmaba que:
"Se ha oído hablar de concesiones hechas por América Latina al capital extranjero, pero no de concesiones hechas por los Estados Unidos al capital de otros países... Es que nosotros no damos concesiones... Un país es poseído y dominado por el capital que en él se haya invertido".(3)

En otras palabras, que, un país cuyos nacionales carecen de controles para su desarrollo económico autóctono perdería paulatinamente los cimientos de su fundación y libertades esenciales como pueblo.

El colonialismo que sufrimos, con el proceso de globalización estratégica en desa-rrollo, no se elimina, sino que se intensifica. Esto, debido al hecho de que no sólo carecemos de poderes para defendernos como pueblo ante esta grave amenaza, sino que nuestras posibilidades para lograr la indispensable libertad, independen-cia y poder para convertirnos en el factor determinante en nuestra vida como pueblo, y a la vez establecer mecanismos defensivos de nuestra nación, van des-apareciendo con mayor velocidad. Las condiciones objetivas para luchar con ma-yor ahínco utilizando todos los medios a nuestro alcance, priorizando en la lucha armada, no sólo no han desaparecido en esta "nueva realidad", si no que se hacen aún más indispensables.

Independencia en el Marco de la Globalización

Ya ha sido muy bien expresado por grandes estrategas revolucionarios de nuestra América, particularmente por el Presidente de Cuba, Fidel Castro Ruz, que la glo-balización es un proceso inexorable y en el fondo positivo. Pero, no la globaliza-ción de los capitalistas, que es profundamente destructiva y que puede conducir a toda la humanidad a su propia desaparición. Nosotros, al igual que otros, añadi-mos que no puede existir una globalización justa y equitativa si no cuenta con el aval y participación igualitaria de las naciones subdesarrolladas y de los pueblos pobres. La globalización de los capitalistas equivale a la globalización de la esclavitud. La globalización humanista constituye, por el contrario, la globalización de la justicia, de la igualdad material y de derechos para toda la humanidad. Para que la globalización sea justa para los puertorriqueños, la independencia es una necesidad vital; de lo con-trario, no sólo terminaremos como esclavos, sino desapareciendo como nación.


MARCO NACIONAL Y SUS PARTICULARIDADES

Son muchos los factores, además de la realidad internacional y el marco nacional, los que tienen que ser tomados en consideración al elaborar un programa de tra-bajo revolucionario para nuestra patria y nuestro pueblo. A continuación, formu-lamos nuestra posición con relación a lo que consideramos los más importantes de ellos.

Debilidad Político Ideológica del Sector Independentista

Es harto conocido que el movimiento independentista es sumamente débil en lo que a su desarrollo ideológico respecta. No debemos cometer el error de adjudicar esta responsabilidad a lo que algunos piensan son limitaciones de conciencia o de posibilidades de comprensión de los aspectos teóricos por parte de nuestro pue-blo. No podemos continuar repitiendo, como tantas veces nos ha ocurrido, que "nuestro pueblo está enajenado", o que "es ignorante", y mucho menos que es "apático a la libertad", o lo que es mucho peor, que "nació para esclavo". Son ex-presiones que, a veces, en nuestra propia frustración, repetimos, pero que ni re-motamente son representativas de la realidad.

Debemos de recordar que nuestro pueblo, a pesar de los embates del gobierno norteamericano por quitarnos nuestra identidad nacional y caribeña, se ha mante-nido y enriquecido, y en su seno se han gestado luchas multitudinarias, como también actos de sublime heroísmo. Ese pueblo es, precisamente, nuestra trinche-ra de lucha.

Las razones de esa aparente "apatía" popular hacia lo que es la proyección patrió-tica se debe a una multiplicidad de factores. No obstante, lo fundamental consiste en el hecho de que el enemigo colonialista ha aplicado, por un lado, una política destructiva de las posibilidades de desarrollo económico autócto-no, orientando su estrategia, estrictamente, hacia el debilitamiento o desaparición de todos los elementos productivos que los pueblos necesi-tan para sentir la seguridad de que su sobrevivencia está garantizada. Esa política destructiva de nuestras raíces y posibilidades económicas ha es-tado acompañada de una propaganda intensa cuyo objetivo ha sido el de profundizar en la conciencia del pueblo un sentido de impotencia, de de-pendencia y de inestabilidad. Por otro lado, hemos sido sometidos a las más articuladas y masivas campañas de transculturación ideológica de orientación deformativa, todo lo cual ha creado enormes desajustes y desorientación en la casi totalidad de nuestro pueblo. Toda esa política ha sido hábilmente aplicada mediante la casi monopólica penetración de los medios de orientación ideológica enfocados hacia la desfiguración de la conciencia nacional y hacia el debilitamiento del sentimiento de naciona-lidad y puertorriqueñidad.

Todos sabemos cómo la superestructura ideológica predominante en la colonia cumple la función, no sólo de mantener el "statu quo", sino también el de servir como punta de lanza propagandística para crear las condiciones subjetivas de aceptación de sus proyecciones neoliberales. No obstante, no podemos perder de vista que las relaciones sociales que emanan de las estructuras colonialistas capi-talistas, y que son base y fundamento de su funcionamiento, imponen toda su deformada visión de la vida, estableciendo el culto al individualismo (que nada tiene que ver con la individualidad) como la más elevada aspiración humana, y logrando que esa falsedad se convierta en eje de motivación para todos los seres humanos.

Si bien muchos de esos aspectos son realidades aceptadas por la mayoría de los luchadores puertorriqueños, no podemos soslayar lo que ha constituido nuestra propia responsabilidad, que ha servido como factor auxiliar para que los opresores hayan ido ganando terreno. Han sido muchos los factores que abundan en esa dirección. Lo que todos los independentistas censuramos como "división", es un factor importante. Pero, ¿es que acaso hemos sido capaces de analizar las razones de tal división con objetividad? Nuestra respuesta debe de ser: ¡no! Las "divisio-nes" también tienen que tener su explicación y es necesario que escudriñemos, aunque sea de manera somera en este documento, sobre el origen de las mismas.

No existe división sin causa. Y las causas pueden ser de origen muy diverso. No obstante, las causas más poderosas son aquellas que están enraizadas en inter-eses particulares de naturaleza clasista. Estas son causas de alto contenido ideo-lógico y que dividen a los pueblos. Los sectores independentistas no somos ajenos a la formación y deformación clasista del sistema socioeconómico que nos enmar-ca. Tampoco somos ajenos a los intereses creados, sean estos materiales o psico-lógicos, que definen nuestras aspiraciones políticas para una patria libre. No po-demos extraernos de los efectos de una sociedad orientada hacia la enajenación, hacia el consumismo, hacia el individualismo, y hacia el elitismo. Muchos indepen-dentistas son negociantes y, por ende, también capitalistas. Ya ahí podemos en-contrar un sólido factor de diferenciación ideológica, y por ende de división en cuanto a finalidad político-económica respecta. Otros compañeros han sucumbido a las tendencias egocentristas que el sistema fomenta con su culto desenfrenado al individualismo, y no pueden ceder sus posturas a lo que ellos consideran como "ideas inaceptables", cuando la realidad es que no están en disposición de abrir sus conciencias a las proyecciones que no han sido producidas por ellos. Otros, los menos, porque la motivación muy bien puede ser de simple rebeldía personal y otras razones de orden psicológico.

Todo esto que sostenemos más arriba, no quiere decir que no existan elementos con posibilidades para convertirse en eje unificador de todas las tendencias, en las condiciones particulares que sufrimos como pueblo que lucha por su independen-cia, en unos casos, y por la independencia y justicia social garantizada, en otros. Nuestras concepciones unitarias deben estar orientadas sobre dos bases. En primer lugar, abonar hacia una unidad de todos aquellos que creemos firmemente en la independencia de la patria, respetando lo que son las diferencias motivadas por realidades objetivas clasistas. Es decir, que compañeros que creen que la independencia puede ser lograda a través de mecanismos institucionales del sistema, tienen que ser respetados porque son compañeros de lucha en la consecución de un mismo fin y porque son, además, aliados tácticos con posibilidades estratégicas que el futuro habrá de definir. Igualmente, combatiendo las desviaciones defor-mativas, sin negar la posibilidad de rectificación a aquellos que han come-tido errores de carácter divisionista, pero no abrir las puertas de par en par hasta que las señales de rectificación sean inequívocas. Además, es necesario que estemos prestos al constante escrutinio autoevaluativo, pues tampoco debemos afirmar, con arrogancia y categóricamente, que somos los portadores exclusivos de la verdad.

Tomando todos esos factores en consideración, podemos afirmar con bastante certeza que nuestra inserción y propulsión de un verdadero proceso unita-rio muy bien podría residir en nuestra capacidad para interpretar correc-tamente estos conceptos más arriba señalados; en la eliminación de pre-juicios antagónicos; y en la aplicación de normas con sumo cuidado y cau-tela. Esa ha sido nuestra práctica hasta el momento y hemos logrado buenos re-sultados. Pero, aún de mayor importancia, es necesario que comprendamos la importancia de la instrumentación de políticas de trabajo práctico y de acciones de propaganda armada que en sí mismas conllevan la posibilidad real de fomentar la unidad. Éste sería el resultado cuando el pueblo siente que las actividades ejecutadas representan su sentir y sus necesidades. Son estas actividades de acción revolucionaria formativas (propaganda escrita y propaganda armada) las que tienen la capacidad de ir logrando una uni-dad en términos de las masas populares, alrededor, específicamente, de una concepción de lucha puesta en práctica.

Nuestra inserción en el proceso unitario, al igual que nuestra provocación de sentimientos unitarios de masas, desde esas perspectivas, sería el re-sultado de dos conceptos: primero, desarrollar la capacidad para generar políticas de alianzas tácticas y estratégicas cuando éstas sean necesarias (evitando los dimes y diretes que tanto daño han hecho a la causa de la unidad). Segundo, desarrollar la capacidad para ejecutar acciones de pro-paganda armada consecuentes y cónsonas con nuestra propaganda escri-ta, y conforme a nuestra capacidad para recoger el sentir de los sectores populares con relación a problemáticas que les afecten y canalizarlos hacia el proceso en forma de apoyo popular activo.
Aun cuando estos conceptos unitarios constituyen parte importante de nuestras concepciones, es necesario que internalicemos, como proyecciones profundamente unitarias, dos aspectos: nuestra política de acción integral, al igual que nuestra identificación ideológica con el sector trabajador puertorriqueño orientada hacia su movilización revolucionaria, tanto hacia la lucha por la independencia al igual que en torno a las reivindicaciones de clase. Tenemos que tener presente que la socie-dad civil, y particularmente la clase obrera, carga sobre sus hombros no sólo la posibilidad de sobrevivencia de nuestro pueblo, sino también la de la humanidad. Nuestra política de acción tiene que partir, para su desarrollo, de la integración de nuestra política, enmarcada en nuestra realidad y cuyos sectores vanguardistas son, precisamente, los más arriba mencionados.

Todas las luchas que están orientadas por conceptos de defensa de los derechos adquiridos y reivindicativos; en contra de la globalización y en contra de la privati-zación neoliberal; en contra del militarismo; en favor de los derechos humanos, de la mujer, y de toda actividad orientada hacia la preservación de nuestro planeta y de nuestro ambiente; en favor de nuestra juventud; en contra de la corrupción; en favor de servicios adecuados y a bajo costo para los necesitados; en contra de la criminalidad que hoy cobra vidas de nuestra juventud, amén de otras luchas de justicia social que son parte integral de nuestra concepción de lucha, constituyen elementos fundamentales de nuestro accionar. Estamos convencidos de que todo ello redundará en una unidad revolucionaria de largo alcance, y de solidez forma-tiva, libertaria y revolucionaria y, sobre todo, preparatoria para la necesaria cons-titución de una patria libre.

----
1. 0 El diccionario "Merriam-Webster Collegiate Dictionary" expone que se trata de:"...a theory in economics emphasizing individual freedom from restraint and usually based on free competition, the self regulating market, and the gold stan-dard".

2. 0 Puerto Rico cuenta con:
una fuerza policíaca de más de un elemento armado por cada 81 puertorrique-ños... en comparación con: 1 elemento armado por cada 400 nicaragüenses bajo la dictadura de Somoza. 137,000 expedientes (carpetas de subversivos) en Puerto Rico, lo que equivale a un expediente por cada 4 puertorriqueños... en compara-ción con: 1 expediente por cada 350 españoles bajo la dictadura de Franco.

3. 0 : Eduardo Galeano: "Las Venas Abiertas de América Latina"


Posición del Ejército Popular Boricua-Macheteros con relación a la ciudadanía puertorriqueña

1. El Ejército Popular Boricua-Macheteros, es una organización clandestina que ha tomado el camino revolucionario de la lucha libertaria. Ha dejado claramente establecido, para todos los puertorriqueños, que el gobierno de los Estados Unidos es el enemigo que mantiene esclavizado a nuestro pue-blo y no reconoce su derecho a semejante política de ocupación, explota-ción y esclavización de nuestro pueblo.

2. Entendemos que el debate de "la ciudadanía" no puede convertirse en el issue central de nuestra lucha en estos momentos. No podemos descartar que el sistema colonial que se impone en nuestra patria tiene característi-cas muy particulares. Lo fundamental, para ellos, es el garantizar que los conceptos de propiedad privada, de democracia capitalista y de las liberta-des individuales que el sistema "ofrece", sean vistos como realidades positivas del sistema. Los estrategas e ideólogos que tienen a cargo la custodia para la consolidación del sistema tienen la capacidad, los mecanismos y los recursos materiales y económicos como para convertir esa aparente con-tradicción en algo que les beneficie. El hecho de que ya se haya establecido que aquella persona que renuncie a la ciudadanía norteamericana mediante los mecanismos que el gobierno de los Estados Unidos ha diseñado para ello pueda ejercer su "derecho al voto" al igual que su derecho a participar en empresas diversas que forman parte del sistema colonial, al fin y a la postre, les favorece. Con ello demuestran el "alto sentido de humanidad inherente al sistema", y también el que las "grandes virtudes de respeto democrático" son virtudes que deben protegerse. Una mentira de tal magnitud es muy difícil de derrumbar pues tienen la capacidad de presentarla como tal ante el pueblo, añadiendo mas confusión a la ya existente, mien-tras que los poseedores de la verdad humana, patriótica y libertaria, esta-mos incapacitados para demostrar lo contrario de manera accesible a las masas.

3. Entendemos que la realidad que sufre nuestro pueblo es un asunto mucho mas complejo. A ella la tiene que preceder el absoluto ejercicio de nuestra soberanía, de nuestra independencia y de nuestra libertad, que constituyen el marco político económico y social en el cual la ciudadanía cobra cuerpo activo en aras de la colectividad puertorriqueña.

4. Los sectores mas conscientes y comprometidos con las libertades y derechos fundamentales de nuestro pueblo tienen la responsabilidad prioritaria de convertirse en punta de lanza que sea capaz de arrastrar en su ruta a todos los sectores susceptibles a sufrir las consecuencias de todos estos males que el sistema le impone al pueblo a cambio de unas ganancias ma-teriales y a veces en metálico, y por ende, inmorales.

Ante esta realidad, el Ejercito Popular Boricua-Macheteros orienta a toda su militancia y a nuestro pueblo más consciente a:

1. No renunciar a la ciudadanía mas allá de lo que fue originalmente establecido por la Unión Nacional Pro-Patria que preside el compañero Fufi Santori;

2. La mejor defensa de nuestra ciudadanía natural e inalienable reside en hacer todo lo que este a nuestro alcance para luchar en favor de los dere-chos básicos de nuestro pueblo, por nuestra independencia, y por una cali-dad de vida superior cuya medida no reside en beneficios metálicos y si en aquellos que guardan relación con la autoestima individual y como pueblo, y con las libertades a que, como nación, tenemos pleno derecho.


¡TODO BORICUA MACHETERO!

agrega tus comentarios


ÚLTIMOS COMENTARIOS SOBRE EL ARTÍCULO
Listed below are the 10 latest comments of 19 posted about this article.
These comments are anonymously submitted by the website visitors.
TÍTULO AUTOR FECHA
Hasta la victoria siempre El Franchute Monday, Mar. 05, 2012 at 12:24 AM
apoyo a un puerto rico libre jonathan cisneros Saturday, Apr. 03, 2010 at 1:00 AM
patria walter Friday, Oct. 30, 2009 at 8:55 PM
Mi sangre Stephanie Matos Thursday, Oct. 29, 2009 at 6:34 PM
SIN MIEDO PUNETA EL BROCO Friday, Aug. 28, 2009 at 2:30 PM
trillado el taliban Thursday, Feb. 28, 2008 at 2:27 PM
patria o muerte ren Saturday, Oct. 13, 2007 at 10:56 PM
Ejercito popular Boricua Voltaire Friday, Jul. 20, 2007 at 9:58 AM
gloria luis o Saturday, Jul. 07, 2007 at 12:29 PM
Nacimiento del Ejército Popular Boricua..Macheteros Puerto Rico Independiente propuesta básica Saturday, Jan. 27, 2007 at 1:48 PM
© 2003-2010 Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. CopyLeft: Todo el contenido aquí publicado es de libre impresión y redistribución a través de internet o por otros medios y foros, siempre que no se haga un uso comercial y que el autor/a no especifique lo contrario. Favor de citar la fuente. Las opiniones vertidas por los visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar los principios de unidad del Centro de Medios Independientes de Puerto Rico. Usamos software libre sf-active v0.9.2 Descargo | Política de privacidad